OFERTAS ESPECIALES

OFERTA ESPECIAL 7=6

PRECIOS DESDE - Reserve sus vacaciones de mìnimo 7 noches y consiga una o más noches gratis!

€ 94.00

La cocina: El elixir de larga vida

En Ogliastra hay un gran número de personas de más de cien años. Desde hace unos años un equipo de investigadores estudia el ADN de los habitantes de esta región, sobretodo por lo que pertenece a la alimentación.

El hotel Galanías ofrece su cocina tradicional, con recetas transmitidas en las familias y realizadas con productos locales a 0 kilómetros.

La cocina en Ogliastra es el resultado de los productos que no conocen química o GMO. Tras las recetas, transmitidas de generación en generación, hay la vida de un pueblo de agricultores, pastores, marineros.

Los ingredientes "pobres" son la base de los platos característicos: patatas, cebollas, hierbas aromáticas, junto con quesos y carnes.

El primer plato de excelencia del menú típico de Ogliastra son los Culurgionis, ravioles de pasta rellenos de patata, queso, con variación de ajo o cebolla y menta en función del pueblo. ¿Antiguo condimento príncipe? El queso de oveja, pero con salsa de tomate son excelentes también.

Entre los primeros platos se encuentran además las sopas de menta o de hinojo y “casu ‘e fitta” (queso de oveja en salmuera). Durante las excursiones es posible organizar una merienda con los pastores, donde saborear jamón, requesón y lechuga con miel, queso asado, pan “moddixina”, aceitunas y el famoso vino Cannonau, cultivado en viñedos milenarios en el agro de Jerzu, Cardedu, Loceri, Gairo y Osini.

El “casu axedu” (queso agrio), que es similar al yogur, es una especialidad de Ogliastra exportado en el mundo, merienda de los pastores, a untar en el pan.
El asado de cochinillo o de cabrito no se pueden perder.

La carne es un alimento básico: la “tratalia”, por ejemplo, es un exquisito trenzado con asadura de cordero o cabra asado en el espetón.

En los platos de pescado es fácil percepir las influencias de Cagliari y Ponza, ya que estos fueron los principales destinos mercantes; sopas con albóndigas de pescado, “fregula” (similar al cuscús) con tellinas, calamares rellenos y ravioles... Todo esto acompañado de verduras de temporada, de que esta tierra es rica, sazonadas con el típico aceite afrutado, en que se conservan también hortalizas y vegetales silvestres que no se encuentran de todas partes, como el cardo, el hinojo, las alcachofas salvajes. Las hierbas aromáticas, siempre muy valoradas en la cocina, aquí tienen un valor original…

Preparaos a degustar la antigua Cerdeña, cuyos verdaderos sabores y aromas guardan el elixir de larga vida.

Libro de visitas

No hay comentarios

Tripadvisor